martes, 25 de marzo de 2008

Niñes de Bolivar

sdasd asd


El 24 de julio nace en Caracas, El Libertador Simón Bolívar.




Podemos considerar que los años de infancia de Simón Bolívar no están signados por nada realmente extraordinario.

Esos años transcurrieron entre Caracas y los Valles de Aragua, bajo el calor afectuoso de su grupo familiar. La información que se dispone de esa etapa es escasa y discontinua. No se cuenta, no siquiera, con un retrato del niño Bolívar correspondiente a esos años infantiles.
Muchos autores nos habla de un chico vivaz, dinámico, inquieto, inclinado a dar respuestas sorprendentes que parecieran corresponder a una precoz madurez intelectual.

Nos inclinamos más bien a ver al niño Bolívar como un chico corriente, de temperamento alerta e inteligencia agíl. Nada de un chico extraordinario muy por encima del nivel normal.

Muchos de los cuentos que giran en torno a la infancia de Bolívar fueron inventados para presentarlo como un niño excepcional.
La infancia y mocedad bolivarianas fueron parecidas a las de muchos, pero también diferentes. Fuerzas ciegas preparaban para este joven un teatro increíble.

Doña María de la Concepción Palacios y Blanco, madre del libertador murio en 1792.

A Simón Bolívar no le afectó tanto la muerte de su padre por cuanto apenas tenía 3 años de edad. Contó, entonces, a partir de aquel momento, con el sostén de su madre, quien le supo prodigar solícita compañía y ternura. También contó con la compañía de sus hermanos, en un ambiente doméstico que poco se había alterado y en donde el niño Simón continuaba desenvolviendo se retozona existencia.
Pero al morir su madre, Bolívar experimenta una fuerte derrumbe afectivo.